Panel instalado con Luz en Casa La Caleta Maitencillo, el primer proyecto de acciona.org en Chile

COQUIMBO, CHILE

LUZ EN CASA CALETA MAITENCILLO

PILOTO DE UN NUEVO MODELO DE PROVISIÓN DE SERVICIO ELÉCTRICO DE LUZ EN CASA ADAPTADO A COMUNIDADES CHILENAS SIN ACCESO A ELECTRICIDAD

“INTRODUCIMOS NUEVOS SFD3G PARA CUBRIR LAS NECESIDADES BÁSICAS DE ELECTRICIDAD EN COMUNIDADES RURALES CHILENAS”

Implementamos nuestro primer proyecto en Chile en Caleta Maitencillo, comunidad de pescadores de la región de Coquimbo en la que viven unas 50 familias. Estas contaban con acceso a electricidad mediante generadores de gasolina que ofrecían entre 3 y 5 horas diarias de energía eléctrica y suponían un gasto económico de hasta la mitad de sus ingresos.

Hemos llevado Luz en Casa a este nuevo entorno con un piloto en el que adaptamos el modelo de provisión de servicio eléctrico. Una de sus principales innovaciones es la introducción de tecnologías adicionales de sistemas fotovoltaicos domiciliarios de tercera generación (SFD3G), ofreciendo 3 tipos de sistemas:

  • 12Vcc y 140Wh/día de almacenamiento disponibles, similares a lo que ya proveíamos.
  • 12Vcc y 600Wh/día, que permite también la conexión de un refrigerador compatible.
  • 24Vcc y 220Vca y 1,28kWh/día, que añade la posibilidad de conectar los electrodomésticos convencionales que ya dispusieran las familias.

Otra novedad destacada en el nuevo modelo de suministro, que se incorpora para la optimización en la gestión de los pagos por los usuarios y es específica para Chile, es el apoyo en la red de 30.000 sucursales de Caja Vecina de Banco Estado para el cobro de las cuotas.

20

PRIMEROS HOGARES ATENDIDOS

3

TIPOS DE SFD3G OFRECIDOS

LUZ EN CASA CALETA MAITENCILLO EN IMÁGENES

¿POR QUÉ LLEVAMOS LUZ EN CASA A CHILE?

  • De acuerdo con datos del Ministerio de Energía de Chile, en 2019, existían casi 30.000 hogares sin acceso o con acceso parcial a electricidad en el país.
  • Los Lagos y Coquimbo son las regiones con una incidencia más alta en falta de electrificación. En el caso de la segunda se estima que casi 3.000 hogares no tienen acceso.
  • Como ocurre en casi toda la región de América Latina y Caribe, la falta de acceso a electricidad y de planes para llevarlo se da principalmente en poblaciones aisladas o con una baja densidad poblacional.
  • En Chile, además, la carencia de energía eléctrica se ha acrecentado en comunidades que han tendido a forzar un reagrupamiento familiar por la pandemia de la COVID-19, al aislarse en lugares menos poblados con las dificultades de conexión para acceder a las escuelas.
  • El encarecimiento en los sistemas de energía que puedan tener hoy se han vuelto insostenibles económicamente, producto de esta situación.